Autobuses sin Conductor

Comienza a circular los primeros autobuses sin conductor

autobuses sin conductor

Los primeros autobuses sin conductor que funcionan como servicio de transporte en España han empezado, donde tres vehículos eléctricos inteligentes, con diez plazas cada uno, sortean una sencilla ruta a una velocidad media de doce kilómetros por hora.

Estos pequeños autocares automatizados circularán durante los próximos tres meses en el marco de una experiencia piloto europea, que ha sido ya probada “con éxito” en otras seis ciudades del continente, en las que estos peculiares habitáculos han superado los 100.000 usuarios.

Estos habitáculos, que tienen asientos corridos en sus dos extremos, realizan de forma gratuita una ruta sencilla de dos kilómetros con diez paradas de lunes a viernes desde las 7.30 hasta las 19.30 de forma ininterrumpida.

Las cabinas, que se apoyan sobre cuatro ruedas y que dan sensación de robustez y estabilidad, están dotadas de tecnologías de altísima precisión y de sistemas de seguridad para garantizar una conducción segura en el entorno.

De hecho, las tres unidades están conectadas a un centro de control desde el cual se lleva a cabo su monitorización vía wifi, que permite seguir en tiempo real sus itinerarios e indicar instrucciones concretas para cada una de ellas.

La misión de estos autobuses eléctricos será conectar las distintas empresas y centros del parque tecnológico, donde se han tenido que acondicionar los viales para facilitar su circulación y suprimir temporalmente 160 plazas de aparcamiento.

Proyecto Europe CityMobil2

El director general del centro Tecnalia ha querido dejar claro que no se trata de una “solución al transporte en el parque”, sino de convertir este enclave tecnológico en el “laboratorio” de un importante proyecto, que celebrará en junio en San Sebastián un encuentro internacional en el que se evaluarán sus primeros resultados.

Se empiezan a usar en otras ciudades como Oristano (Italia), Lausanne (Suiza), La Rochelle y Sophia Antipolis (Francia), Trikala (Grecia) y Vantaa (Finlandia) por cuyas calles han circulado estos autobuses sin conductor, que disponen también de un botón de parada de emergencia a disposición de los pasajeros.

Este ambicioso programa de movilidad sostenible se enmarca dentro del proyecto europeo CityMobil2, cuyo objetivo es avanzar en la integración de los vehículos automatizados en el espacio urbano y en un entorno real de prestación de servicio de transporte público lo que, según sus impulsores, será parte “del día a día” en un futuro.