Autobuses con combustibles no contaminantes

Autobuses que no contaminan

BACTERIASLas compañias de autobuses empiezan a probar presupuestos para modernizar la floza, confirmando la compra de nuevos autobuses para 2016, los cuáles circularán con gas y combustibles que se empiezan a desarrollar basándose en hidrógeno e incluso en el uso de bactérias. Esto significa que con el tiempo se reducirá el uso de los combustibles fósiles y con eso el infecto invernadero.

Así, las empresas de transportes pasan del 43% al 50% de la flota de autobuses con gas. Además, prevén invertir 225.000 euros a la adecuación a sistema multicumbustible (dual fuel) para la alimentación simultánea de gas en distintos autobuses, y ampliar los puntos de repostado de gas vehicular.

En la red de transporte por carretera, el gas ya está presente siendo el combustible en el 40% de la flota total de autobuses. Se viene utilizando en Madrid desde 1994, año en el que se incorporó el primer autobús propulsado por dicho combustible. Desde entonces la flota se ha incrementado hasta casi el medio millar de unidades, a los que deben sumarse los 200 que se introducirán al año que viene.

En los últimos años se ha aumentado considerablemente el número de autobuses a gas en las grandes urbes españolas. Ciudades como Barcelona, Valencia, Sevilla o Burgos disponen de una amplia red de transporte público que usa gas como combustible.